Deja De Juzgarme ( 2 Pedro 2: 4-10a) (parte 2)


Deja de juzgarme parte 2

 Sé que has escuchado estas palabras dramáticas de Jesús en Marcos 9:43- 48 “Y si tu mano te es ocasión de pecar, córtala; te es mejor entrar en la vida manco, que teniendo las dos manos ir al infierno, al fuego inextinguible, 44 donde EL GUSANO DE ELLOS NO MUERE, Y EL FUEGO NO SE APAGA. 45 Y si tu pie te es ocasión de pecar, córtalo; te es mejor entrar cojo a la vida, que teniendo los dos pies ser echado al infierno, 46 donde EL GUSANO DE ELLOS NO MUERE, Y EL FUEGO NO SE APAGA. 47 Y si tu ojo te es ocasión de pecar, sácatelo; te es mejor entrar al reino de Dios con un solo ojo, que teniendo dos ojos ser echado al infierno, 48 donde EL GUSANO DE ELLOS NO MUERE, Y EL FUEGO NO SE APAGA.”

Valoro mis manos, mis pies, y mis ojos, lo hago pero Jesús dice que es mejor deshacerse de cualquiera de ellos, que tener dos manos, dos pies, o dos ojos y entrar al infierno. En otras palabras, ¡Se serio al tratar con tu pecado! El Señor es muuuy intenso, es impactante. ¡Venga! Sé honesto, te estás diciendo a ti mismo, Él realmente no quiere decir eso, ¿verdad? Él no quiere que literalmente te cortes la mano o te saques el ojo, no. Pero definitivamente está diciendo se serio sobre tu pecado. La severidad del lenguaje es asombroso. Usando una hipérbole metafórica, Jesús dice: mortifica el pecado, mata el pecado, debes aplastar el pecado para sobrevivir. Odia el pecado, debido a su destrucción diabólica. Mata al pecado, o te matará. Esto es nefasto. El Señor está visualizando la amputación de partes del cuerpo; manos, pies, y ojos. Representando simbólicamente todo lo que haces (manos), donde quiera que vayas (pies), y todo lo que ves, incluso piensas (ojos). Esto cubre todo en tu vida, todo comportamiento. Estas tres partes del cuerpo son simbólicas de toda tu vida y los tiempos de los verbos son tiempo presente. Es decir, enfrentarás este tipo de tentación, no una vez, sino lidiarás con ellos continuamente en una lucha en curso con el pecado. Observa el v. 47 y la frase reino de Dios, que describe la salvación, el cielo, el gobierno eterno de Dios, en el que quieres  entrar. En los v. 43 y 45, se llama “Vida”, que significa vida eterna. Quieres una eternidad con Dios en el cielo para siempre. Entonces, el punto es obtener la salvación en el lado positivo y escapar del infierno en el lado negativo. Es tan importante, debes deshacerte de cualquier cosa que sea una barrera, una prevención, o una distracción para eso, ese es el punto. Y Jesús dice que es tan serio, es como una amputación. Jesús quiere que tomes medidas severas contra cualquier cosa que se interponga en el camino de la búsqueda de la santidad, la justicia, y la pureza. El punto: no quieres ser juzgado para terminar en el infierno. Y amigos, hoy en nuestro estudio de 2 Pedro, el gran apóstol nos recuerda que los falsos maestros que están acosando a las iglesias en Turquía sin duda serán juzgados. Y su castigo por engañar al pueblo de Dios, engañar a los creyentes, corromper a los creyentes, modelar la impureza, justificar la inmoralidad grosera, y la distorsión de la verdad de Dios será el INFIERNO. Tú y yo necesitamos este pasaje para: Celebrar verdaderamente la magnitud de lo que Cristo hizo al rescatarte del infierno. Comprender la difícil VERDAD de que Dios no pasará por alto el pecado. Para recordar que ciertamente enfrentarás un juicio sobre la productividad de tu vida. Abrazar la verdad de que todos aquellos sin Cristo serán juzgados, conduciendo a un tormento para siempre. Para estar motivado a compartir el evangelio con aquellos que son humanamente amables, simpáticos, y generosos. Pero aún sufrirán tormentos en el infierno debido a su rebelión pecaminosa interna a Dios. Dios juzgará a los falsos maestros porque Dios es el juez que ya ha estado Juzgando. Pasa a 2 Pedro 2:1-10a y Lee lo que Dios tiene que decir acerca de estos hombres malvados astutos. Mientras lo haces, observa la oración condicional Porque que comienza en el v. 4 y recorre todo el camino hasta el v. 8, y se resume con un Entonces en el v. 9. Si esto ha sucedido, entonces esto es cierto. Comienza a leer en voz alta en el v. 4. “Pero … falsos profetas … 3 El juicio de ellos, desde hace mucho tiempo no está ocioso, ni su perdición dormida. (Ahora todos) 4 Porque si Dios no perdonó a los ángeles cuando pecaron, sino que los arrojó al infierno y los entregó a fosos de tinieblas, reservados para juicio; 5 si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, un predicador de justicia, con otros siete, cuando trajo el diluvio sobre el mundo de los impíos; 6 si condenó a la destrucción las ciudades de Sodoma y Gomorra, reduciéndolas a cenizas, poniéndolas de ejemplo para los que habrían de vivir impíamente después; 7 si rescató al justo Lot, abrumado por la conducta sensual de hombres libertinos 8 (porque ese justo, por lo que veía y oía mientras vivía entre ellos, diariamente sentía su alma justa atormentada por sus hechos inicuos), 9 el Señor, entonces, sabe rescatar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos bajo castigo para el día del juicio, 10 especialmente a los que andan tras la carne en sus deseos corrompidos y desprecian la autoridad.”

Pedro ya ha alertado a los creyentes en el v. 1 “los falsos maestros están entre nosotros, enseñan herejías condenables, y no se someterán al señorío de Cristo.” v. 2 “viven inmoralmente y son un horrible testimonio de la verdad de la Palabra de Dios.” Y el v. 3 “son impulsados por el dinero. Inventarán cualquier cuento, la declararán verdadera, para que les des dinero. Por lo tanto, su juicio es cierto.” Note la última línea del v. 3, “El juicio de ellos, desde hace mucho tiempo no está ocioso, ni su perdición dormida.” Esto lleva a Pedro a probar que su juicio vendrá. Entonces, en los v. 4-10a, Pedro continúa denunciando a los malvados falsos maestros señalando tres ejemplos conocidos del juicio de Dios del libro de Génesis. Dios ya ha estado juzgando severamente, así que los falsos maestros serán juzgados también. Algunos creyentes ya habían sufrido abuso de los falsos maestros. Los miembros marginales de la familia abrazaron sus mentiras. El testimonio de la iglesia fue manchado. Parecía que no importaba lo que hicieran, los falsos maestros se estaban haciendo ricos. Ganando popularidad y viviendo groseramente inmoral. Y todo en el nombre de Cristo. Y como Dios les permitió continuar, algunos verdaderos creyentes comenzaron a dudar de que Dios los juzgaria. Por el contrario, Pedro asegura que saben que la ira de Dios se derramará. De hecho, (explica John MacArthur), con estos ejemplos, Pedro expone la altura de la ira de Dios con los ángeles, la amplitud de la ira de Dios con el diluvio, y la profundidad de la ira de Dios con Sodoma y Gomorra. No hay criaturas demasiado altos, numerosos, o vulgares para escapar del juicio de Dios. Su venganza se impondrá a todos los que se le opongan. Dios juzgará a los falsos maestros porque … # 1 Ejemplos PASADOS del juicio de Dios sobre los impíos y el rescate de los piadosos, PRUEBA que Dios juzgará. 4-8 v. 4 “Porque si Dios no perdonó a los ángeles cuando pecaron, sino que los arrojó al infierno y los entregó a fosos de tinieblas, reservados para juicio;” v. 5 “si no perdonó al mundo antiguo,” v. 6 “si condenó a la destrucción las ciudades de Sodoma y Gomorra,” v. 4-8 prueban ya que Dios no escatimó estos 3 grupos y dado que Dios rescató a Noé y Lot, sabemos que Dios castigará a los falsos maestros impíos y rescatará a los creyentes piadosos.

La semana pasada estudiamos el v. 4, que … 1) Los ángeles fueron juzgados por Dios: la ALTURA de la ira de Dios. v. 4 “Porque si Dios no perdonó a los ángeles cuando pecaron, sino que los arrojó al infierno y los entregó a fosos de tinieblas, reservados para juicio;” Los ángeles son una raza de seres especialmente creados para ser los sirvientes del Dios Altísimo. Cuando un tercio de los ángeles fueron conducidos a una rebelión por el ángel más alto, Satanás, todavía eran criaturas poderosas e impresionantes, pero ahora malvadas e irredimibles. Algunos de estos demonios fueron más allá de los límites que Dios les había establecido e intentaron detener la redención de la humanidad corrompiendo a la raza humana, evitando que un futuro redentor se convirtiera en hombre y muriera en nombre de los hombres. Dios los juzgó y los condenó a un pozo de prisión oscura especialmente seguro. Una prisión de ángeles de clase 5, la prisión de Alcatraz más dura para estos ángeles desobedientes y especialmente rebeldes. Imagina: Estos ángeles caídos una vez vivieron en el esplendor de la alegría y la gloria resplandeciente, donde Dios se sienta entronizado en una luz inaccesible (1 Tim. 6:16). Ahora se encogen en la sombría oscuridad donde están encerrados en cadenas, bajo la culpa, enfrentando el terror del juicio final y la eterna tortura ardiente (Heb. 10:27). Si Dios juzgará a Sus ángeles tan severamente, entonces ciertamente juzgará a los falsos maestros y a todas las personas que no se someterán a Él como Señor y se opondrán a su voluntad. Pero Pedro no ha terminado, Dios no sólo juzgó a sus ángeles, sino que … 2) Todas las personas en el diluvio fueron juzgadas por Dios: la AMPLITUD de la ira de Dios. v. 5 “si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, un predicador de justicia, con otros siete, cuando trajo el diluvio sobre el mundo de los impíos;” Este es el segundo ejemplo que sirve como precedente para el juicio futuro de Dios sobre los falsos maestros. Dios juzga al mundo antiguo a través del diluvio mundial. ¡Este juicio es tan severo que toda la raza humana se reduce a simplemente 8 personas! Si toda persona viva es juzgada y castigada por su maldad, entonces seguramente esos pocos falsos maestros serán juzgados por los suyos. El v. 5 nos dice que Dios no perdonó al mundo antiguo, pero Él trajo un diluvio sobre el mundo de los impíos. Vaya a Génesis 6 y quédese allí mientras mira el v. 5 en su bosquejo. El colmo de la ira de Dios se ve en Dios juzgando severamente una categoría de ángeles caídos. Pedro ahora enfatiza la amplitud de la ira de Dios. Dios fue más allá de juzgar un único subgrupo de seres súper malvados. Dios juzgó a toda la tierra llena de gente, a través de un diluvio universal en todo el mundo. Pedro dice v. 5, Dios no perdonó al mundo antiguo. El mismo Dios que adoras por Su gracia, misericordia, y amor, también barrió a toda la población del mundo al ahogar a cada hombre, mujer, y niño impío. El mundo antiguo se refiere a las personas que vivían en el tiempo del diluvio, todos los cuales fueron muy malos. ¿Por qué fue destruido el mundo? Porque Génesis 6:5-7: “Y el SEÑOR vio que era mucha la maldad de los hombres en la tierra, y que toda intención de los pensamientos de su corazón era solo hacer siempre el mal. 6 Y le pesó al SEÑOR haber hecho al hombre en la tierra, y sintió tristeza en Su corazón. 7 Y el SEÑOR dijo: Borraré de la faz de la tierra al hombre que he creado, desde el hombre hasta el ganado, los reptiles y las aves del cielo, porque Me pesa haberlos hecho.” Moisés describe a la humanidad como malvada, y Pedro describe a todos como impíos excepto por 8 personas. Impíos pinta a la gente antigua con una completa falta de reverencia, sin adoración, y sin temor a Dios. Los padres de la iglesia primitiva usaban a impíos para describir a los ateos y herejes. Y viviendo como impíos, a través del pecado rebelde, los impíos de los días de Noé decidieron manifestar su depravación tan severamente que trajeron juicio sobre sí mismos, tal como lo hicieron los falsos maestros en la época de Pedro. Es abrumador que cada persona en todo el planeta murió. También es abrumador que todos, excepto 8, murieron por AHOGAMIENTO. Ahogamiento significa que aguantarás la respiración durante 30 segundos a 4 minutos, luego de no poder soportar la falta de oxígeno, mientras aún estás consciente, tomarás una bocanada de agua, y mientras experimentas apnea y espasmo involuntario aterrador e incómodo, el agua ahora inundará tus pulmones, terminando cualquier transferencia de oxígeno a la sangre. Medio consciente y debilitado por el agotamiento del oxígeno, no podrás luchar para regresar a la superficie, ya que, como un barco que se hunde, el proceso de ahogamiento hace que sea más difícil no ahogarse. Mientras tienes náuseas, en algún momento perderás la conciencia y luego morirás. Toda la raza humana  a excepción de 8, se ahogaron en un diluvio universal. En el v. 5, la palabra diluvio nos da nuestra palabra cataclismo. El relato de Génesis, junto con la evidencia geológica actual, indica que el Diluvio realmente fue cataclísmico en todos los sentidos. Génesis 7:21 “Y pereció toda carne que se mueve sobre la tierra: aves, ganados, bestias, y todo lo que pulula sobre la tierra, y todo ser humano; 22 todo aquello en cuya nariz había aliento de espíritu de vida, todo lo que había sobre la tierra firme, murió.” El diluvio de Noé fue más destructiva que cualquier tormenta de 40 días. Las fuentes del abismo se abrieron durante 150 días. Los terremotos, los volcanes, y los géiseres hirvientes se derramaron junto con la lluvia sin parar durante 40 días. Noé y su familia estuvieron en el Arca durante más de un año. En esta carta, Pedro, en 3:6, nos dirá que este diluvio destruyó el mundo que entonces existía. Debido a la pecaminosidad impía del hombre, Dios destruyó a todas las personas y a todos los animales terrestres (excepto los del arca), cubriendo todo el planeta con agua. Génesis 7:19 “Y las aguas aumentaron más y más sobre la tierra, y fueron cubiertos todos los altos montes que hay debajo de todos los cielos.” El v. 20 nos dice que Everest, Whitney, y McKinley, si existieron, estaban bajo al menos 22 pies de agua. Dios juzgó a cada persona, excepto 8. Esa es la buena noticia en el v. 5. En medio del juicio, Dios preservó a Noé, quien era justo. Noé fue un verdadero adorador de Dios inmerso en una sociedad malvada. Resistiendo el mal sofocante a su alrededor, Noé caminó con Dios, junto con su esposa, sus hijos, y sus esposas, quienes constituyeron el v. 5, los otros siete que el Señor preservó de la destrucción en el arca. El verbo nos dice que Dios mismo preservó la familia de Noé. Más de un siglo antes del diluvio, Dios le reveló a Noé Su plan para el juicio venidero. Génesis 6:8-13, “Mas Noé halló gracia ante los ojos del SEÑOR. Noé era un hombre justo, perfecto entre sus contemporáneos; Noé andaba con Dios. Y Noé engendró tres hijos: Sem, Cam y Jafet. Y la tierra se había corrompido delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia. Y miró Dios a la tierra, y he aquí que estaba corrompida, porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra. Entonces Dios dijo a Noé: He decidido poner fin a toda carne, porque la tierra está llena de violencia por causa de ellos; y he aquí, voy a destruirlos juntamente con la tierra.” Cuando Génesis 6:9 dice que Noé fue intachable en su tiempo, esa palabra intachable puede ser que Pedro esté refiriéndose al hecho de que solo Noé y su familia no fueron corrompidos física o genéticamente por el ataque demoníaco del v. 4. 2 Pedro 2:5 también nos informa lo que hizo Noé además de construir un arca. Mira el v. 5, Noé trabajó como un predicador de justicia, advirtiendo a las personas de la muerte inminente y el juicio venidero, llamando a todos a arrepentirse y volverse al Señor. Noé predicó a la conciencia. En los días de Noé, la conciencia era un fuerte estándar de justicia, porque la ley aún no se había dado. Incluso la institución del gobierno humano estaba todavía en el futuro. Dios siempre comienza con la conciencia porque la conciencia es el vicerregente de Dios en el alma humana. El comentarista John Philips dice: la conciencia es el perro guardián de Dios, puesto en el alma para ladrar a la puerta de nuestras fechorías. Pero la conciencia no es una guía infalible. La conciencia es más un aguijón que una guía porque grita más fuerte en nuestras almas después de que hemos hecho algo mal. Cuando tú y yo nacemos de nuevo, el Espíritu Santo aviva nuestra conciencia y usa la Palabra de Dios para fortalecerlo. Entonces, mientras Noé predicaba, Juan 16:8 nos dice que el Espíritu estaba trabajando para convencer a las personas de pecado, de justicia, y de juicio por venir. Noé predicó a la población antes del diluvio, llamados antediluvianos, acerca de su pecado, la justicia de Dios, y sin duda les advirtió del juicio por venir. Imagina, el arca finalmente está terminado. Luego, Matusalén muere. El padre de Matusalén, Enoc, había sido un profeta y predicador, y el nombre que le dio a su hijo fue profético: el nombre “Matusalén” significa “cuando muera, vendrá”. La muerte de Matusalén podría haberle dado a Noé el texto de su último sermón. ¿Puedes imaginarte personas en la tumba mientras Noé predicaba el funeral? “¡Matusalén está muerto!” Y ahora el Diluvio está por venir. ¡Un arca está listo! ¡Dios ha provisto un camino de escape! ¡Todo lo que necesitas hacer es subir a bordo! ¿Quién vendrá y encontrará el único refugio de Dios de esta tormenta letal en el arca? Nadie vio. Noé fue fiel y no experimentó un solo converso en 120 años de predicación. Para que tu descartes o rechaces a Noé y el diluvio es rechazar a Cristo quien afirmó que todo es un hecho histórico en Mateo 24:37-39 “Porque como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Pues así como en aquellos días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dándose en matrimonio, hasta el día en que entró Noé en el arca, y no comprendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos; así será la venida del Hijo del Hombre.”

Y el punto de Pedro, SI Dios juzgaría a todo el mundo de las personas excepto 8 por su rebelión a Él; Entonces Dios también juzgará a los falsos maestros por su rebelión. Y amigos, el peligro de los falsos maestros es real, incluso para los elegidos de Dios. Mateo 24:24 “Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y mostrarán grandes señales y prodigios, para así engañar, de ser posible, aun a los escogidos.”

Y como Noe, Dios no solo juzgará a los impíos, sino que también preservará a los piadosos. Y Pedro demuestra esta verdad con su tercer ejemplo … 3) Sodoma y Gomorra fueron juzgadas por Dios, la PROFUNDIDAD de la ira de Dios. v. 6 “si condenó a la destrucción las ciudades de Sodoma y Gomorra, reduciéndolas a cenizas, poniéndolas de ejemplo para los que habrían de vivir impíamente después;” El tercer ejemplo de juicio futuro sobre los malvados es la destrucción total de Sodoma y Gomorra y algunas ciudades circundantes. Las personas bajo este juicio no se ahogaron, cada persona en esa región fue destruida por la incineración. Sodoma y Gomorra fueron las principales ciudades de la cuenca del Jordán, ubicadas cerca de la esquina sureste del Mar Muerto. Antes del juicio, Génesis 13 describe toda el área es muy fértil, un lugar ideal para la cría de cultivos y animales. Pero, debido a su gran pecado, Dios condenó a ambas ciudades. El juicio descrito en Génesis 19 fue pequeño en comparación con el Diluvio mundial (450 años antes). Al igual que Noé y su familia, Lot y sus hijas fueron los únicos en escapar. Todos los demás ciudadanos de Sodoma y Gomorra fueron borrados, esta vez por incineración y asfixia. Génesis 19:24 lo resume “Entonces el SEÑOR hizo llover sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego, de parte del SEÑOR desde los cielos; y destruyó aquellas ciudades y todo el valle y todos los habitantes de las ciudades y todo lo que crecía en la tierra.” Pedro dice “condenó a la destrucción las ciudades de Sodoma y Gomorra.” La palabra para destrucción (nuestra palabra catástrofe) que describe la ruina total. La devastación fue tan completa que redujo esas ciudades a nada más que cenizas. La frase en el v. 6 “reduciéndolas a cenizas” es “cubierta de cenizas.” El juicio de Dios fue tan completo que las ruinas de Sodoma y Gomorra permanecen sin descubrir, y se desconoce la ubicación precisa de las ciudades. Probablemente esté enterrado debajo de la porción sur del Mar Muerto. ¿Te gustaría una ilustración física de la ira de Dios? El Mar Muerto está a 1000 pies bajo el nivel del mar, y a 1000 pies de profundidad. La ubicación más probable. Además de ser aplastados por la caída del azufre, los ciudadanos de estas ciudades habrían sufrido envenenamiento por monóxido de carbono. Y si se quemaban, su piel se despegaba y su cuerpo comenzaba a descomponerse mientras aún estaban vivos, luego morían de shock, pérdida de sangre, asfixia, golpe de calor, y ataque cardíaco por el dolor. Pedro dice en el v. 6, “poniéndolas de ejemplo.” Dios diseñó este juicio como un ejemplo. Un mensaje inequívoco para todas las generaciones futuras de que la maldición resulta en juicio. Judas 7 dice lo mismo, “Así también Sodoma y Gomorra y las ciudades circunvecinas, a semejanza de aquellos, puesto que ellas se corrompieron y siguieron carne extraña, son exhibidas como ejemplo al sufrir el castigo del fuego eterno.” En un momento, esas ciudades viles se vieron envueltas en humos y llamas. Fueron quemados hasta el suelo y sus restos hundidos en el fondo del Mar Muerto, como un mensaje para todos del terror de la ira de Dios. El juicio divino no solo enterró los cuerpos de las personas debajo de la ceniza, luego en el mar, pero hundió sus almas en un tormento para siempre en el infierno. Aunque los ciudadanos probablemente sabían del mensaje de justicia y juicio que Noé predicó después del diluvio, lo rechazaron. En cambio, Génesis 19 enseña que eligieron vivir en pecado sin ley, lujuria pervertida, y fueron entregados a la homosexualidad. Más de 20 veces en las Escrituras, estas ciudades se usan como ejemplo para aquellos que elegirían vivir vidas impías, y para entregarse a la lujuria incontrolada. Conoces estas advertencias. Mateo 11:24 “en el día del juicio será más tolerable el castigo para la tierra de Sodoma que para ti.” Lucas 17:29 “pero el día en que Lot salió de Sodoma, llovió fuego y azufre del cielo y los destruyó a todos. Lo mismo acontecerá el día en que el Hijo del Hombre sea revelado.” Dios usó el juicio de esas ciudades para enviar una advertencia inigualable a las generaciones futuras y a nosotros hoy en día de que las personas no pueden perseguir la impiedad y pensar que escaparán de la venganza de Dios. El juicio vendrá. Romanos 2:5 “Mas por causa de tu terquedad y de tu corazón no arrepentido, estás acumulando ira para ti en el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios.” Antes de su destrucción, Dios reveló la maldad de Sodoma y Gomorra a Abraham. En respuesta, el patriarca expresó su sincera preocupación por cualquier persona que pudiera ser justa y que aún viviera allí. Le rogó al Señor que retuviera Su juicio por el bien de los justos. Génesis 18:23 “Abraham … dijo: ¿En verdad destruirás al justo junto con el impío?” El Señor estaba dispuesto a perdonar a la ciudad si solo se pudieran encontrar diez personas justas. Pero cuando no se pudo alcanzar ese mínimo, el Señor destruyó a la población malvada. Pero la buena noticia es que, como Noe, Lot y sus hijas fueron rescatadas de Sodoma. v. 7-8 “si rescató al justo Lot, abrumado por la conducta sensual de hombres libertinos (porque ese justo, por lo que veía y oía mientras vivía entre ellos, diariamente sentía su alma justa atormentada por sus hechos inicuos).” Como en la ilustración anterior del Diluvio, Pedro consoló a sus lectores al recordarles a aquellos que escaparon del castigo. Durante el diluvio, Dios graciosamente preservó a Noé y su familia. Durante la demolición de Sodoma y Gomorra, Dios rescató al justo Lot, junto con sus dos hijas. Aquellos de ustedes que han estudiado a Lot, se preguntarán por qué Lot se llama justo en los v. 7-8 3 veces. Cuando Lot aparece por primera vez en Génesis 13, Lot se describe como superficial, egoísta, y mundano. Durante los eventos de Génesis 19:6-8, Lot mostró debilidad moral y un juicio increíblemente pobre cuando, en sustitución de los ángeles visitantes, ofreció a sus hijas a los codiciosos sodomitas. Más adelante en los v. 15–22, Lot dudó cuando los ángeles lo instaron a abandonar la ciudad de inmediato. Incluso después de que Lot escapó de la ira de Dios en los v. 30–35, mostró un comportamiento sorprendentemente pecaminoso, incluyendo borrachera e incesto. Sin embargo, puedes llamar a Lot justo y verlo como un creyente. Génesis 15:6 dice “Y Abram creyó en el SEÑOR, y Él se lo reconoció por justicia.” Como su tío Abraham, Lot era justo en el sentido de ser un creyente a quien Dios le había acreditado la justicia por la fe. Eso no significa que Lot o Abraham estaban libres del pecado, sino que Dios les había imputado Su propia justicia porque eran verdaderos creyentes. Entonces Lot, como Abraham, es una ilustración del Antiguo Testamento de la justificación. Lot también mostró signos de que el Espíritu estaba obrando en su corazón. Veneraba a los santos ángeles que lo visitaban, en contraste con los avances pervertidos de sus vecinos. Además, Lot finalmente obedeció la orden de Dios de abandonar la ciudad y advirtió a sus yernos sobre la inminente condena. Además, cuando Lot finalmente se fue, obedientemente se negó a mirar hacia atrás. Dios salvó a Lot, no porque Lot fuera mejor que los Sodomitas sino porque Dios le había dado a Lot Su justicia por fe, y reconcilió a Lot con Él. Pedro se asegura de que entendamos que Dios cambió el corazón de Lot al describir su lucha con los pecados de Sodoma. Pedro explica en el v. 7 cómo Lot fue oprimido por la conducta sensual de hombres sin principios. El aborrecimiento de Lot por los pecados de los que lo rodeaban era un cierto indicador de que era un creyente. A veces, Lot podría haber sido moralmente débil, pero no quería ser parte de la conducta sensual que caracterizaba la cultura sin principios de Sodoma.

Dios describe el estilo de vida de los homosexuales de Sodoma como “Sensual incluso asqueroso.” La palabra pinta una imagen de desenfreno, libertinaje, y lascivia. El término sensual significa “comportamiento escandaloso,” mientras que libertinos denota acciones que son “sin restricciones” y “sin estándares legales.” Lo que viola la convicción de conciencia y el mandamiento de Dios. La inmoralidad flagrante de sus conciudadanos oprimió mucho a Lot. Oprimido contiene la idea de desgastar a alguien y perturbar profundamente su alma. La profunda consternación de Lot se encuentra en la declaración entre paréntesis de Pedro en el v. 8: “porque ese justo, por lo que veía y oía mientras vivía entre ellos, diariamente sentía su alma justa atormentada por sus hechos inicuos.”

La palabra atormentada significa “torturar.” Y demuestra cuán insoportable estar rodeado de lujuria fue para Lot. Pedro sabía que los lectores de 2 Pedro, mientras estaban en su cultura corrupta, podían identificarse con la difícil posición de Lot. Su propia situación era igualmente angustiante para el alma cuando presenciaron la cultura romana moralmente degradante Y sufrieron los excesos inmorales de los falsos maestros y sus seguidores. Creo que muchos de ustedes también pueden identificarse. Ya sabes lo que Pedro está enseñando aquí.

LLEVAR A CASA 1) El juicio ciertamente se ACERCA. Dios promete en 2 Tesalonicenses 1:8 Él estará “dando retribución a los que no conocen a Dios, y a los que no obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesús.” Hay varias formas de responder al juicio venidero. Una es agradecer que en el futuro habrá un castigo justo para aquellos que te han hecho mal o a los que amas. Se enfrentarán a un Juez justo quien dará un castigo justo a aquellos que permanecen en sus pecados. Dos es estar profundamente motivado para compartir el evangelio con aquellos que conoces quienes no están en Cristo debido al juicio que enfrentarán a su muerte. Tres es vivir de tal manera en Cristo que tus acciones sean recompensables. Pedro quiere asegurarse de que TU SABES que el juicio se acerca.

2) El juicio cae sobre los IMPÍOS, no sobre los piadosos. La única forma en que alguien es piadoso es por nacer de nuevo, donde Cristo vive a través de ti. Externamente, puedes parecer vivir piadosamente, pero solo Cristo en ti puede hacerte piadoso. Si el patrón de tu vida no es como Dios, entonces serás juzgado y castigado en el infierno. Pero aquellos como Noé y Lot, que están en Cristo, hechos justos, serán recompensados y bendecidos con la presencia eterna de Cristo en el cielo.

Por malo que sea ahogarse Y ser quemado vivo, eso no es nada comparado con el tormento eterno que espera a todos los que no están en Cristo.

3) El juicio cae sobre ti o sobre CRISTO por ti. Si NO ESTÁS EN CRISTO, 2 Tesalonicenses 2:11 … “Dios les enviará un poder engañoso, para que crean en la mentira, a fin de que sean juzgados todos los que no creyeron en la verdad sino que se complacieron en la iniquidad.”

Si estás en Cristo 2 Corintios 5:21 “Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en Él.”

2 Tesalonicenses 2:13 … “Dios os ha escogido desde el principio para salvación mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad. Y fue para esto que Él os llamó mediante nuestro evangelio, para que alcancéis la gloria de nuestro Señor Jesucristo.”

Oremos

About Chris Mueller

Chris is the teaching pastor at Faith Bible Church - Murrieta.

Leave a Comment