El Propósito de Cada Persona (Filipenses 1:21)

El Propósito de Cada Persona

¿Alguna vez te has sentido fuera de lugar? Varones, ¿accidentalmente entran al baño de mujeres? ¿O chicas, levantas la mirada y todo lo que ves es un montón de urinarios?

Entré en una reunión social y sentí que yo era chocolate sobre bistek, o salsa de espaguetis sobre sandía. Simplemente no pertenecía, no encajaba. Incluso en el ministerio, recuerdo algunas reuniones donde me sentí como el gato en una habitación llena de Rottweilers. Todos ustedes han tenido una experiencia de “aceite y agua.” Tu primera opción con tu especialización en la universidad o ahora; tu lugar de trabajo. Simplemente no encaja! Mi padre era un niño de la Gran Depresión y decidió ser un vendedor de pan para mantener a su familia porque pensó que la gente siempre querrá pan. Pero, realmente creo, debería haber sido profesor de química. Era un maestro increíble y amaba tanto la química que nos decía qué elementos componían realmente la comida que teníamos en nuestros platos en la mesa de la cena. Nos diría lo que había en las papas y si se preparaba un poco diferente podría encenderse y destruir la casa. ¡Buen provecho hijo! A veces, ciertas opciones de carrera simplemente no encajan. Por lo general, el motorista Harley Davidson forrado en cuero no sería un buen estilista, ya sabes, tirar y cortar. ¿Estarías de acuerdo, Rod Shackelford no haría un buen profesor de danza moderna? Eso pinta una imagen fea. Un chef francés no tiene lugar para trabajar como limpiador de tuberías en la planta de mantenimiento de aguas residuales. El problema con todo eso es esto, no encajan. Están buscando el propósito incorrecto. Me gustaría sugerir que hay muchos cristianos que luchan con el mismo dilema. Como una bailarina profesional que intenta funcionar como una operadora de martillo neumático, muchos cristianos han adoptado un propósito incorrecto, un enfoque incorrecto, y una menor motivación en la vida. Lo cual es tan triste, ya que muchos creyentes no están satisfechos, ni apasionados, ni alegres, y muy distraídos.

Están persiguiendo el propósito incorrecto. ¿Eres uno de ellos? Lo que es tan difícil es que no reconocemos que estamos viviendo por el propósito incorrecto. No conocemos nuestro propio corazón. A pesar de que tenemos las respuestas correctas y podemos citar versículos bíblicos sobre nuestro propósito en la vida, no siempre vemos que nuestros propios motivos son incorrectos. Lo que digo es esto: muchos cristianos viven por el propósito incorrecto y ellos no lo saben, a pesar de que les roba abundante vida alegre.

Entiende, no estoy hablando del ministerio, haciendo más, dando más, uniéndote a un grupo comunitario, usando tu talento, teniendo devociones más largos, o asistiendo a la iglesia. Estoy hablando de ¿POR QUÉ vives tu vida cristiana? ¿Por qué estás realmente aquí hoy? Espero que te preguntes ¿cuál es mi propósito y cómo puedo saber si lo estoy viviendo o no?

Abran sus biblias a Filipenses 1:21 y sigan juntos en su bosquejo. En este punto en Filipenses 1, Pablo nos ha estado diciendo Como su situación actual está engrandeciendo a Dios. Incluso mientras Pablo está bajo arresto domiciliario (v. 12-14), Dios hizo que Pablo compartiera el evangelio con los futuros líderes de Roma, que Dios ha encadenado a Pablo las 24 horas al día. Dios usó el tiempo en la cárcel de Pablo para alentar a los creyentes romanos a ser aún más audaces en su testimonio a los perdidos en Roma. Aunque, algunos cristianos romanos están predicando a Cristo por un motivo egocéntrico (v. 15-18), Pablo se regocija porque el verdadero evangelio de la gracia transformadora ha sido proclamado. Cuando llegamos al v. 19, Pablo expone sus propios motivos mientras habla sobre su futuro. Un futuro que resultará en su liberación y ministerio más fructífero o su condena y muerte. Sin embargo, ¿ves la actitud de corazón de Pablo en el v. 18? Pablo se regocija mientras experimenta un arresto domiciliario difícil Y declara que aún se regocijará no importa lo que depare su incierto futuro. Pero, ¿cómo puede alegrarse Pablo si la decapitación es una gran posibilidad? Respuesta, Pablo tiene el propósito correcto. Él no es un albañil tratando de ser un consultor nupcial. Lee su propósito en voz alta en Filipenses 1:21. “El vivir es Cristo y el morir es ganancia.” Aquí está el propósito de vida de Pablo y los motivos de su corazón y se advertido. A medida que Pablo revela su corazón y describe su propósito, la Palabra de Dios hará un trabajo poderoso en nuestros corazones. Estas palabras nos recordarán a todos los que estamos esforzando nuestra obediencia, cuál es la verdadera motivación detrás de nuestra obediencia a la Palabra de Dios. POR EJEMPLO: Cualquiera aquí que cantaba con una mente a la deriva y de medio corazón, Cualquiera aquí que coloca nada o el cambio suelto en la cesta de la ofrenda porque tiene miedo de lo que otros puedan pensar, Cualquiera aquí que escucha la Palabra de Dios pero la olvida de inmediato, serán alentados a recuperar “el corazón” de su fe. Todos los que ministramos, Sin embargo, nos preocupamos más de que los demás hagan más, en lugar de que Cristo brille a través de nosotros primero, luego de ver a Cristo manifestado incluso de la manera más pequeña en aquellos a quienes ministramos, seremos convencidos por alejarnos de nuestro llamado principal. Aquellos sin Cristo esta mañana entenderán de qué se trata realmente el cristianismo y ver por que han visto tan poco de lo real. Aquellos de nosotros que estamos sufriendo encontraremos consuelo, cualquier adicto a algún pecado encontrará esperanza, y aquellos de nosotros que hemos dejado que nuestra llama por Cristo se enfríe será calentado de nuevo a una relación genuina. Tal vez te estás hundiendo bajo poco crecimiento, no mucha pasión espiritual, prioridades mal dirigidas, problemas de raíz del pecado sin vigilar y con poco cambio. Filipenses 1:21 es un sustento. Este es el mensaje que FBC necesita escuchar ahora. Es un año nuevo. Le pido a Dios que haga un nuevo comienzo para cada cristiano aquí. Esto no es para otra persona. Esto es para ti. ¿Conoces tu propósito y lo estás viviendo? ¿Sabes por qué asistes a la adoración, por qué das, sirves, convives, cantas, y obedeces la Palabra de Dios? ¿Sabes por qué trabajas en tu matrimonio, crías a tus hijos, y vives con integridad en el mundo? ¿Sabes por qué no puedes vencer ciertos pecados? La Biblia nos lo dirá hoy, al redirigir nuestras vidas a volver a nuestro verdadero y único propósito. Cada uno de nosotros nos hemos alejado en un momento u otro de nuestro propósito. Y continuaremos vagando de ella mientras estemos en esta vida. Estoy ante ti como alguien que es propenso a vagar, Señor lo siento. Los menos maduros, vaguéan más fácilmente. Los más maduros vaguéan menos. Pero si alguno de nosotros quiere encontrar la verdadera satisfacción, seguridad completa, amor insondable, gozo inexpresable, cierta esperanza, y paz genuina, debemos volver a comprometernos con nuestro verdadero propósito. Si estás dispuesto, permite que la Palabra no opcional, absoluta, nunca equivocada de Dios, como un bisturí, te abra de 3 maneras. Buscaré ser lo más amoroso y amable posible. Y creo que al permitir que el Espíritu Santo trabaje esta mañana, Él te bendecirá increíblemente. ¿Listo? Corte Quirúrgico # 1.

# 1 Examina tus MOTIVOS cuidadosamente.

Pablo comienza el v. 21 con “Pues para mí, el vivir es Cristo y el morir es ganancia.” En el texto Griego, Para mi comienza la oración. Se llama ser enfático. Así es como el Griego enfatiza algo. “Para mi, el vivir es Cristo.” Literalmente diciéndo para mi Pablo signifíca “en lo que a mí respecta personalmente.” Habían otros en Roma, que predicaban a Cristo por motivos falsos. Pablo nos dijo en el v. 15 + 17 algunos ministraban por envidia de Pablo y por ambición egoísta de exaltarse. Pero, Pablo enfáticamente dice no yo; para mi, viviendo, incluso en la cárcel, incluso bajo la amenaza de muerte, es Cristo. Estos son mis motivos. Este es mi corazón. No estoy interesado en mí mismo, sino en el Salvador, no en el avance sino en el abogado, no en el efectivo sino en Cristo, no en el orgullo sino en mi propósito. Hace muchos años, dejamos una playa de Oregon, caminé una milla hasta el estacionamiento con algunos amigos, solo para descubrir que Mateo no estaba con nuestros amigos. Lo habíamos dejado en la playa. Es asombroso qué tipo de claridad obtienes, en un momento como ese. Nada más importaba. Todos los placeres de una ducha, una Pepsi, cena, o palo de crema para el postre no importaba, hasta que encontré a mi hijo a salvo en mis brazos. No importaba la incomodidad. Estaba cansado, agotado, arenoso, y dolorido, pero corrí por el camino con un esguince de tobillo solo para encontrarlo. Una vez que recuperé a Mateo, pude disfrutar el resto de la vida. Pablo dice, naufragado, mordido de serpiente, y colocado bajo arresto domiciliario mientras estoy encadenado las 24 horas del día a un guardia romano de élite no me molesta. Además de estar fuera del trabajo de plantación de iglesias por más de 4 años, mientras que otros son libres de predicar, algunos que quieren desacreditarme, nada de eso importa , en comparación con tener a Cristo. Cristo es mi vida, mi deleite, y mi satisfacción. Cuando Pablo dice para mi, Pablo dice “porque tengo a Cristo, ninguna de mis pruebas importa.” Dios separó todo ministerio externo de Pablo. Pablo es viejo. Pablo está cansado. Pablo ha estado en prisión por 4 años. Dice que está listo para ir al cielo. Se lo han quitado todo. Le han quitado a sus amigos. Le han quitado su ministerio de plantación de iglesias. Le han quitado su libertad. Incluso le han quitado su privacidad, ni siquiera puede ir al baño solo. Le han quitado todo a Pablo excepto la única cosa que no se le puede quitar a él ni quitado de ti: Cristo. Pablo tuvo gran gozo, estaba totalmente contento, y vio su muerte potencial como ventaja, porque tenía a Cristo. ¿Atesoras a Cristo igual? En el ministerio, ¿te preocupa más lo que otros piensan de ti o lo que piensan de Cristo? ¿Es más importante para las personas a las que ministras, de hacer “más” como Marta, o disfrutar “más” de Cristo como María? ¿Te enfocas en hacer que tus hijos sean obedientes a los mandamientos de Cristo O que vean la verdad, la vida, y la obediencia de Cristo a través de ti? En la adoración, ¿estás aquí simplemente para aprender más hechos sobre la Biblia, completar un bosquejo del sermón, o para deleitarte en Cristo, a medida que aprendes más sobre Él? En la vida, Pablo podría regocijarse en medio de situaciones terriblemente injustas y pruebas dolorosas porque él dice “mis motivos no se tratan de mi, no estoy lleno de ambición egoísta, no. Para mí, el vivir es Cristo.” Pero tu dices, ¿qué quiere decir exactamente Pablo cuando dice que el vivir es Cristo? Mira al corte quirúrgico # 2.

# 2 Evalúa el PROPÓSITO de tu vida.

v. 21 “Pues para mí, el vivir es Cristo y el morir es ganancia.”

¿Porqué estas vivo? Cristo. ¿Qué es la vida real? Cristo. ¿Cuál es la esencia de la vida cristiana? Cristo. Pablo no dice el vivir es hacer por Cristo, dar a Cristo, o hablar de Cristo. Dice “el vivir es Cristo.” Pablo dice: Estoy gozoso porque mi propósito es una persona. Di eso con convicción. “Mi propósito es una persona.” Este es el propósito de Dios para cada persona. Sin embargo, todos sabemos cómo aquellos sin Cristo e incluso aquellos de nosotros con Cristo derivamos hacia otros propósitos. ¿Cómo podrías tu, tus hijos, o amigos, cristiano y no cristiano, llenar este espacio en blanco? Pues para mí el vivir es _________. ¿Cómo llenarías eso? Si miras los anuncios en la televisión, sabes cuáles son los valores en nuestra sociedad. Según la publicidad, debo decir que la mayoría de los Americanos completarían el espacio en blanco: Pues para mí el vivir es _________ en 3 formas: Algunas personas dirían que para mí el vivir es POSESIONES. Consigue todo lo que puedas. Conserva todo lo que tienes. Olvidate de lo demás. Consigue, consigue, consigue. Compra mi producto para la felicidad máxima y alegría total. El problema en mi vida, y por qué soy tan miserable, es esto: “¡No uso Listerine!” O bien, no como Fruti Lupis. Es como si pudiéramos comprar la felicidad. Compramos cosas que no necesitamos, con dinero que no tenemos, para impresionar a las personas que ni siquiera nos gustan. ¿Puedes ver lo tonto que es eso? Para mí el vivir es poseciones. Algunas parejas se matan para conseguir una casa, carro, y juguetes para tener ahora lo que les llevó a sus padres toda una vida acumular. O peor, para mantenerse al día con los vecinos. Justo cuando me pongo al día con los vecinos, los vecinos refinancéan. Entonces estoy en problemas otra vez. Los Beatles lo cantaron: “El dinero no puede comprarme amor,” pero el dinero tampoco puede comprarme la felicidad. Para mí el vivir es posesiones, es un propósito vacío. La segunda gran respuesta que encontraría en nuestra sociedad: Mucha gente diría, para mí el vivir es PLACER. Si se siente bien ¿qué? ¡Hazlo! Date el gusto. Cualquier cosa para aliviar el aburrimiento en mi vida. Vete de vacaciones, ve a la cabaña en el lago, paseate en bote, motos de nieve, ve a un evento deportivo, mira la televisión, ve al cine, sal a comer, cualquier cosa, en cualquier lugar para aliviar mi aburrimiento por un pequeño momento. Pero el Lunes por la mañana cuando voy de vuelta al trabajo, la vida sigue siendo el peor. El placer no dura. Para mí el vivir es POSESIONES o PLACER está vacío. Muchas personas en América responden de esta tercera manera: Para mí el vivir es “poder,” “posición,” “PRESTIGIO.” Nos vestimos para el éxito. Conducimos para impresionar. Pagamos nuestro almuerzo con nuestra tarjeta de prestigio ¡porque la imagen lo es todo! Al andar en bicicleta, tus hijos solían llamarte y decirte “Papá MÍRAME, mírame hacer esto.” ¡Veo adultos haciendo exactamente eso todo el tiempo! ¡Mírame! Mírame en mi auto nuevo. Mírame por la ropa que uso. Mírame con mi videojuego, o el juguete electrónico más nuevo. ¡Mírame! Para mí el vivir es PRESTIGIO. Los estudiantes podrían decir, para mí el vivir es POPULARIDAD. Haré cualquier cosa para encajar en este grupo, incluso si eso signifíca desobedecer la Palabra de Dios. No me importa lo que haga falta quiero ser popular. El problema es que podrías ser la persona más popular en tu campus. Gradúate, vuelve 2 años después y nadie te recordará. No dura. Un minuto eres el héroe, al minuto siguiente eres el cero. El problema con las posesiónes, el placer, y el prestigio, los 3 grandes, es que no duran. No duran toda la vida mucho menos una eternidad. No hay cumplimiento final. Si eso fuera cierto, entonces las personas con más posesiones serían las más alégres. Las personas que tuvieron las experiencias más placenteras serían las más felíces. Y los más famosos o poderosos serían los más contentos. Eso no es verdad. Finalmente, los verdaderos cristianos no persiguen posesiones, placer, o prestigio como nuestro propósito. Pero seguro que podemos desviarnos, ¿no? Decimos, puse a Cristo en el espacio en blanco, porque para mí el vivir es Cristo. Pero honestamente, es para mí el vivir es Cristo mas riqueza, placer, o poder. Lo queremos todo. Cristo más los bienes del mundo, y como resultado, perdemos nuestro gozo. Otros dicen que para mí el vivir son mis hijos, mi cónyuge, mi ministerio. OK, entonces se supone que no debo vivir por esas cosas. ¿Qué quiere decir Pablo cuando dice que el vivir es Cristo? ¿Cómo puede nuestro propósito ser una persona? Nuevamente, Pablo no dice que el vivir es hacer por Cristo, dar a Cristo, o servir a Cristo, pero él literalmente dice que el estar viviendo es Cristo. Creo que puedo resumir mejor lo que Pablo quiere decirnos en 2 formas principales.

1) El vivir es Cristo, es vivir por FE, en relación con Cristo.

Claro Chris, lo sabemos, vivimos por fe en Cristo. El vivir es Cristo signifíca depender solo de Cristo. Es ser perdonado ahora e ir al cielo despues. Sin embargo, he notado la tendencia de las personas de tratar de ganarse su salvación, e inventar su propia forma de salvación que no se encuentra en la Palabra de Dios. O peor, reemplazar la verdadera salvación con alguna acción externa del cristianismo, como declarar una decisión, ser bautizado, reformar su moral, o ajustarse a las reglas. Pero Jesús dijo que la salvación venía de Él. Y el Señor define la salvación como conocerlo. En Juan 17:3 Jesús lo dice de esta manera “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a Ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.” La salvación por gracia a través de la fe es una relación personal dependiente, no una religión o un sistema de reglas. La fe en Cristo signifíca que tu dependes de Él para que te salve y rechazas cualquier esfuerzo de tu parte para salvarte a tí mismo. Y ese corazón de fe dependiente continúa como cristiano. El vivir es Cristo signifíca depender solo de Cristo para vivir la vida cotidiana ordinaria y vivir piadosamente en cada aspecto de tu vida. Aun sabes lo fácil que es asistir a la iglesia, orando en las comidas, teniendo devociones, colocando una pegatina de pez en tu carro, viviendo la moral en el trabajo, y no conduciendo como un loco [lo fácil que es] para reemplazar una dependencia simple y genuina en la persona de Cristo. ¿Lo admitirás? Todos podemos seguir los movimientos de hacer nuestro cristianismo sin una fe dependiente en Cristo. Podemos seguir los movimientos del cristianismo, sin pensar en Cristo en absoluto. En lugar de tener hambre y sed de Cristo en una fe amorosa y dependiente, cantamos canciones, damos, servimos, y hablamos entre nosotros en nuestras propias fuerzas. Conoces Gálatas 2:20 “Con Cristo he sido crucificado, y ya no soy yo el que vive, sino que Cristo vive en mí; y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por fe en el Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.” La vida que vivo en este cuerpo la vivo por fe en Cristo quien me ama. Una relación de amor. El vivir es Cristo signifíca vivir en una relación de fe amorosa y dependiente con Cristo en toda la vida, en la iglesia, en el hogar, en el trabajo, y en la escuela. Cuidado de cambiar de la relación a la rutina, de las agallas verdaderas a los trucos. Estamos en constante peligro de alejarnos de Cristo al cristianismo, de la relación a la religión. El estar viviendo es Cristo signifíca vivir en una relación de fe dependiente con Cristo todos los días con todo. Lo que lleva a …

2) El vivir es Cristo, es encontrar tu SATISFACCIÓN en Cristo.

Los Rolling Stones cantaron, “no puedo obtener satisfacción” porque no creyeron lo que dijo Pablo en el v. 21 “Pues para mí, el vivir es Cristo y el morir es ganancia.” Viviendo es Cristo, pero, muriendo es una ganancia. ¿Cómo? Pablo nos dice esto más adelante en el v. 23 “pues de ambos lados me siento apremiado, teniendo el deseo de partir y estar con Cristo, pues eso es mucho mejor.” ¿Por qué la muerte, nuestra partida, es mucho mejor? La muerte es una ganancia, simplemente porque nuestra muerte signifíca disfrutar de una mayor intimidad con Cristo. Pablo les dice a los Filipenses, preocupados por si va a vivir o morir mientras está bajo arresto domiciliario en Roma, que él valora a Cristo más que la vida y él valora a Cristo más que la muerte. Mira lo que dijo Pablo al final del v. 20. Su propósito en la vida era que Cristo aun ahora, como siempre, sea exaltado en mi cuerpo, ya sea por la vida o por la muerte. La verdadera adoración para Pablo fue exaltar / magnificar a Cristo, si viviera o si muriera. Pablo deseaba ser la lente para que el mundo vea a Cristo mejor. ¿Por qué? Cristo fue la ganancia de Pablo, su ventaja, su genuina satisfacción. No era simplemente el deber de Pablo exaltar a Cristo, era su placer. No fue simplemente una decisión de exaltar a Cristo; fue el deleite de Pablo. Pablo vio que su propósito en la vida era engrandezer a Cristo y su motivo para hacerlo era que Cristo era su satisfacción, su ganancia tanto en la muerte como en la vida. Más tarde, en el Capítulo 3, Pablo dice que ganar a Cristo no es simplemente una ventaja en morir sino una ventaja en vivir. Filipenses 3:8 “Y aún más, yo estimo como pérdida todas las cosas en vista del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor, por quien lo he perdido todo, y lo considero como basura a fin de ganar a Cristo.” Pablo dice que mi propósito en la vida y la muerte es ganar a Cristo. Como dice John Piper, “Dios es más glorificado en nosotros cuando estamos más satisfechos en Él.” Pablo no dice que el vivir es hacer por Cristo, servir a Cristo, dar a Cristo o orar a Cristo. Pablo dice que viviendo es Cristo mismo y muriendo es aún mejor. Cristo es el tesoro que busco y el propósito de mi existencia. Mi propósito es una persona. El punto de Pablo para los Filipenses no es de preocuparse demasiado por él, porque si Pablo vive o muere, ambas opciones son oportunidades para exaltar, literalmente engrandezer a Cristo, para revelar y expresar Su grandeza. Y esto ocurrirá con Pablo, ya sea que viva o muera, porque su propósito en la vida es Cristo. Pablo tiene un corazón que atesora a Cristo como ganancia. Cristo es su deleite. Él está satisfecho con Cristo, apreciando a Cristo sobre todo. Entonces viviendo es una oportunidad para disfrutar a Cristo y muriendo es una oportunidad aún mayor para disfrutar a Cristo. Y a medida que disfruto de Cristo, lo engrandezeré al mundo. Deja que el corte quirúrgico exponga tu corazón esta mañana y pregunta, ¿cuál es mi propósito? ¿Es una persona? ¿Tu corazón está dado a apreciar a Cristo sobre todo? Mira a 3 pruebas prácticas …

1. Para evaluar tu propósito; mira tu MINISTERIO.

… a tu Grupo Comunitario, ministerio, hijos, o estudiantes. ¿Qué deseas de ellos?Que harían más en el ministerio, participarían en más programas, o quieres que aprendan a valorar a Cristo más que nadie ni nada. Pregúntate, ¿qué estoy tratando de cultivar en sus vidas? ¿El deber de una Marta para Cristo o el deleite de una María con Cristo?

2. Para evaluar tu propósito; mira tu CRIANZA de tus hijos.

Salta la discusión de presionar tanto a tus hijos por las calificaciones e involucrar tanto a tus estudiantes en los deportes, que no tienen tiempo para el Señor o las cosas del Señor. Pregúntate qué quieres de tus hijos. ¿Conformidad externa a los mandamientos de Cristo, oración en la mesa y una biblia abierta el Domingo? ¿O estás buscando desarrollar un corazón en tus hijos que se deleita en Cristo? Solo lo harán, cuando vean que tu te deleitas en Cristo. Cuando Cristo es tu satisfacción.

3. Para evaluar tu propósito; mira tu ADORACIÓN.

¿Por qué estás aquí? ¿Estás cumpliendo con un deber el Domingo, o vienes a deleitarte con la presencia de Dios? ¿Estás tratando de darle a Dios algo, o viniendo a recibir del Único que puede satisfacer? ¿Estás buscando ser entretenido o tener hambre de Cristo? Tú y yo debemos venir diciendo Salmo 42:1 “Como el ciervo anhela las corrientes de agua, así suspira por ti, oh Dios, el alma mía.” Nada engrandece mejor a Dios que cuando una iglesia está completamente persuadido de que nada, ni posesiones, placer, o prestigio, ni familia, matrimonio, o amistades, ni salud, pasatiempos, o cazar, nada traerá satisfacción a sus corazones doloridos aparte de Dios mismo. No ven canciones, oraciones, o sermones como deberes, pero como un medio de deleitarse en Cristo como ganancia. Incluso pueden llegar temprano porque sus corazones desean mucho a Cristo. No adoramos para recaudar dinero, atraer multitudes, sanar corazones humanos, reclutar trabajadores, o mejorar la moral de la iglesia. No adoramos para darles a los músicos talentosos una plataforma, ni a los predicadores un lugar para enseñar. No adoramos para ayudar a los matrimonios, evangelizar a los perdidos, cultivar un sentimiento familiar, o motivar a las personas a servir. Adoramos para deleitarnos solo en Cristo. Los afectos genuinos por Dios son un fin en sí mismos. No puedo decirle a Jean mi esposa, “realmente te aprecio cariño, para que me hagas una buena comida.” No es así como funciona el deleite. El verdadero deleite termina en ella. No tiene una buena comida a la vista. Nuestra meta con Cristo es el mismo. Venimos a deleitarnos en Él y dejar que se encargue de los resultados. Deleite auténtico en Dios. Este tipo de adoración verdadera tendrá cien buenos efectos en la vida de nuestra iglesia. Esas cosas buenas sucederán automáticamente cuando nos deleitamos solo en Dios. Pero, no son nuestro propósito, son solo el resultado. Nuestra meta en la adoración es Cristo. Nuestro propósito aquí es una persona. Buscamos saborear, atesorar, y estar satisfecho solo en Cristo. Tu propósito en el ministerio es una persona. Tu propósito en la crianza de los hijos es una persona. Tu propósito en la adoración es una persona. Tu propósito en el hogar, el trabajo, en jugar, y la escuela es una persona.

¿Encuentras tu satisfacción en Cristo?

Solo cuando lo hagas puedes aceptar el corte quirúrgico # 3.

# 3 Abraza la ventaja de la ETERNIDAD.

v. 21 “Pues para mí, el vivir es Cristo y el morir es ganancia.”

Ahora, al decir que la muerte es “ganancia”, Pablo no es suicida. Solo dice que estoy anticipando lo que está por venir. No tengo miedo a morir. Ya soy amigo del Señor. He nacido de nuevo y convertido en un hijo de Dios. Lo que signifíca que la muerte es solo una transferencia para mí, de la tierra al cielo. La muerte es en realidad una promoción, de este lugar al lugar de la perfección. La palabra ganancia es un término bancario. Ganancia aquí es un solo acto de cobro tanto en principio como en interés para tener más de Cristo que cuando vivíamos. La muerte es pasar a cosas mejores. Salgo de esta prisión podrida y este cuerpo roto. Me libero no solo de la pena del pecado y del poder del pecado, sino que ahora, en el cielo, me libero de la presencia del pecado. El morir es ganancia, porque mi satisfacción es Cristo. Lo que signifíca que viviendo es una oportunidad para disfrutar de Cristo y muriendo es un regalo, porque la muerte signifíca un gozo inmediato y sin obstáculos de Cristo para siempre. Pablo dice, no solo estoy buscando el aquí y ahora. Hay más en la vida que los carros, equipos de música, casas bonitas, amigos, sexo, o el último juguete electrónico. Solo un tonto pasaría toda la vida sin estar preparado para algo que sabe que ciertamente sucederá. La muerte. La gente rara vez lidia con la muerte hoy. No hablamos de eso. El único momento en el que nos enfrentamos a la muerte es cuando un amigo o un familiar tienen diagnóstico de tener una enfermedad terminal. Te contaré un secreto, ¡todos aquí en esta sala tienen una enfermedad terminal! ¿Alguna vez has notado que los agentes de seguros ni siquiera les gusta admitir la certeza de la muerte? Dicen simplemente “supongamos que ibas a pasar a mejor vida.” Amigos, no hay suposición al respecto. Un día, voy a pasar a mejor vida. Simplemente no sé el plazo. Pablo dice “estoy viviendo a la luz de la eternidad. Tengo un propósito para vivir. Encontrando mi satisfacción en Cristo.” Si fuera un ministerio para Pablo, no se alegraría ahora ya que su ministerio está limitado en prisión. Si fuera la iglesia o la familia, estaría deprimido ya que todo eso le ha sido quitado. Pero no importa si Pablo está en prisión o liberado, se regocija porque su propósito es deleitarse en Cristo. Mientras viva, se deleitará en Cristo y si muere, entonces eso solo significará una mayor alegría, ya que él se deleitará en Cristo perfectamente en persona para siempre. Hombres y mujeres, estos cortes quirúrgicos tenían la intención de llenarte de gozo. Cristo es el hambre del corazón de los cristianos y Cristo quiere que sean llenos. Cristo es la única satisfacción real en la vida o la muerte y Cristo quiere que sean saciados. Cristo es el único que puede reparar tus heridas y reemplazar tus pecados y Él te llama a buscar la felicidad y la alegría supremas que se encuentran solo en Él.

El propósito de cada persona aquí es Cristo. Para unos pocos, para encontrar tu propósito, el primer paso es, por fe, intercambiar todo lo que eres por todo lo que es Cristo. Para dar tu vida a Cristo. Confiar en Él que tomó el castigo que merecías en la cruz por tus pecados. Que resucitó de entre los muertos y está vivo hoy para darte una nueva vida ahora y una vida eterna para siempre en la dicha. Para aquellos de nosotros que tenemos a Cristo, hoy es el día de arrepentirnos y volver a comprometernos con nuestro verdadero propósito, que es nuestra felicidad, que es correcto, nuestra alegría, nuestra satisfacción, nuestro deleite, y ese es Cristo mismo. Solo Cristo es el motivo para obedecer, no esforzandolo, no motivado por la culpa, o tratando de pagarle a Cristo. No, deleitarse en Cristo es el motivo para obedecer. Solo Cristo es la respuesta a tu problema del pecado raíz. La razón por la que disfrutas del pecado es porque no estás disfrutando lo suficiente a Cristo. Una vez que estés satisfecho en Él no anhelarás tanto placeres pecaminosos menores. Solo Cristo es la respuesta a tu lucha por orar, servir, leer la Palabra o asistir fielmente a la iglesia. Cuando lo anhelas, buscarás participar en cualquier práctica que te permita estar satisfecho en Él. Solo Cristo es la respuesta a tus heridas. Las heridas son solo la forma en que Dios limpia la suciedad de tus anteojos para que puedas ver a Cristo mejor y disfrutarlo más. Dilo conmigo, “mi propósito es una persona.” Engrandezco a Cristo deleitándome en Él como ganancia. Dios es más glorificado en nosotros cuando estamos más satisfechos en Él.

Oremos.

About Chris Mueller

Chris is the teaching pastor at Faith Bible Church - Murrieta.

Leave a Comment